04 Mar

Experiencia FpN: Biblioteca Infanta Elena

Este taller, dirigido a niños y niñas de 7 a 11 años e impartido por Irmina Majchrzak y Lucia Aguilar durante 3 meses (octubre-diciembre 2013) en la Biblioteca Infanta Elena, se realizó a partir de las preguntas de los propios participantes.

Estas han sido nuestras preguntas:
1. Si el amor duele, ¿en qué consiste?
2. Si existe Dios, ¿quién creó a Dios?

3. ¿Quién creó el Universo y todo lo que hay en él y cómo se creó?
4. ¿Los objetos serán más avanzados en el futuro?
5. ¿Nuestras capacidades serán más avanzadas en el futuro?
6. ¿Con qué sueñan las personas que lo tienen todo, por ejemplo los superhéroes?

Os dejamos aquí los resúmenes de esas sesiones:

Taller de Filosofía para Niños y Niñas y en la Biblioteca Infanta Elena – Sesión Inaugural

PRESENTACIÓN:

Empezamos nuestra primera sesión de FpN en la biblioteca Infanta Elena por un juego de presentación que nos introducía a la vez en la dinámica de nuestros talleres de filosofía: “sentencias partidas”.

Cada uno de los participantes tenía la mitad de una sentencia filosófica y tenía que encontrar a la persona que tuviera la otra mitad. Después de presentar a su compañero/a al grupo, comentábamos las sentencias sorteadas.

SENTENCIAS FILOSÓFICAS:

“Solo sé que no sé nada.” Sócrates
(Apología de Sócrates, Platón)

Es la sentencia que más difícil resultó para el grupo. Una niña exclamó “Mi profesora lo dice mucho!” pero admitió que nunca ha entendido porqué ni qué significaba. Otro participante apuntó que es bueno saber lo que no se sabe, pero no todos compartían su opinión.

Esta frase nos hizo pensar mucho y decidimos dejar este tema abierto para los posteriores diálogos.

“No lo digas si no es verdad.”
(Meditaciones, Marco Aurelio)

Comentando esta frase llegamos a la conclusión que significa no es bueno mentir, y también hicimos una distinción entre mentir y no decir la verdad.

“Aprender sin reflexionar es malgastar la energía.”
(Los Cuatro Libros Clásicos, Confucio)

Esta frase nos llevó a la discusión acerca de la diferencia entre reflexionar, pensar y recordar. Los participantes apuntaron que no es lo mismo recordar algo que reflexionar y que reflexionar era pensar algo esforzándose.

También profundizamos en la palabra “pensar” y nos dimos cuenta de lo difícil que era dejar de pensar, tanto dormidos como despiertos. Buscamos ejemplos que nos podrían hacer ver en qué situaciones no pensamos y Ángela dijo que “escuchando música”, Gina y Manuel coincidieron que escuchando música tampoco estaban pensando sino imaginando y Gina nos aclaró que “imaginar” era “pensar en lo que no existe pero puede pasar”.

“Cuando el sabio señala a la luna el necio mira al dedo.”
(Los Cuatro Libros Clásicos, Confucio)

Después de una muy completa definición de “necio” que nos dio Manuel (“tonto”, “ignorante”…) vimos que el término “necio” era lo contrario al término “sabio” y reflexionamos acerca de lo que podía significar esta metáfora.

“El hombre que mueve montañas empieza apartando piedrecitas.”
(Los Cuatro Libros Clásicos, Confucio)

Después de describir una montaña como “grande” y una piedrecita como “pequeña” llegamos a la conclusión de que para hacer cosas grandes hay que empezar por cosas pequeñas.

“Leer sin meditar es una ocupación inútil.”
(Los Cuatro Libros Clásicos, Confucio)

Empezamos a comentar esta frase por definir “meditar” (uno de los participantes dijo que era “pensar”) y por buscar ejemplos para ver si siempre cuando leemos es necesario meditar. Una niña apuntó que no lo era cuando leíamos anuncios pero la mayoría de los participantes tenía dificultades para encontrar un contraejemplo a esta sentencia.

“Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad.”
(Los Cuatro Libros Clásicos, Confucio)

Identificamos esta frase como una metáfora y María interpretó “encender una vela” como buscar una solución y “maldecir la oscuridad” como quejarse. Todos los participantes estuvieron de acuerdo en que ese era el significado de la sentencia.

“Si no sabes hacia dónde se dirige tu barco ningún viento te será favorable.” Séneca

Como bien dijo Gina, esta frase significaba que si no sabes adónde ir, te perderás. Todos los demás participantes compartieron esta reflexión.

Después de presentarnos filosofando o filosofar presentándonos abrimos el diálogo con la pregunta ¿Qué es lo que vamos a hacer en el taller de filosofía? y…

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA?

Los participantes respondieron asociando la filosofía con “pensar” y “hacerse preguntas”, por ejemplo Gina dijo que la filosofía era “preguntarse sin que la pregunta tenga respuesta” y Jesús que era “hacerse preguntas a sí mismo”.

Explicamos que la palabra “filosofía” venía del griego antiguo y que etimológicamente significaba “el amor a la sabiduría”. De aquí la siguiente gran pregunta:

¿QUÉ ES LA SABIDURÍA?

Saber mucho” empezó Manuel. ¿Y qué es lo que hay que hacer para ser sabio?, preguntamos a continuación y los participantes nos dieron numerosas respuestas: “aprender” (Manuel), “estudiar”, “hacer preguntas” (Gina), “aprender leyendo” (Carmen), “se puede aprender viajando”; “¡un sabio nunca puede estar de vacaciones!”, apuntó Jesús.

A continuación nos preguntamos si nuestras sentencias las pudo decir un sabio, y todos coincidimos en que si.

Terminamos nuestra primera sesión con una tarea para casa: pensar en una pregunta filosófica para nuestro siguiente taller.

http://filosofiaparaninossevilla.files.wordpress.com/2013/10/filosofia-001.jpg http://filosofiaparaninossevilla.files.wordpress.com/2013/10/tallerbiblioteca.jpg

Taller de Filosofía para Niños y Niñas en la Biblioteca Infanta Elena – Segunda sesión

Empezamos el taller por pedir a los participantes que nos dijeran una pregunta filosófica y apuntamos 4 preguntas:

1. ¿Cómo (y dónde) vivían los filósofos? Valeria

2. ¿El amor duele? Manuel

3. ¿Adónde va el sol cuando la luna llena sale? Ángela

4. ¿En qué consiste el amor? Jesús

En la primera parte de esta sesión nos centramos en buscar diferencias y similitudes entre estas preguntas, y también una forma de clasificación.

Manuel nos propuso la primera posibilidad de cómo clasificarlas: por temas.

Para ver si existía otra forma de clasificación, nos preguntamos: ¿Cuántas respuestas tienen estas preguntas?

Primera pregunta: ¿Cómo (y dónde) vivían los filósofos?

Manuel nos dio la primera respuesta: “Yo conozco a un filósofo, Ortega y Gasset, y vivía en Madrid”.

A continuación aclaramos que podemos no conocer todos los filósofos pero aún así es posible encontrar una respuesta, por ejemplo en una enciclopedia, sobre la pregunta cuándo y dónde vivían.

Segunda pregunta: ¿El amor duele?

Preguntamos si esta pregunta tenía una respuesta y según Manuel sí la tenía: “El amor duele, por ejemplo: hacerte daño a propósito porque estas enamorado de una doctora y quieres verla siempre”.

Jesús sin embargo no estaba de acuerdo con Manuel y para problematizar aún más esta cuestión, preguntamos “Si el amor duele, ¿por qué amamos?

– “Porque es un impulso en la vida” (Andrea)

– “Te ayuda a vivir mejor. Porque si vives con otra persona, vives más seguro. Si estas locamente enamorado, te protege de cualquier cosa” Manuel

Gracias a estas aportaciones nos dimos cuenta que esta pregunta podía tener varias respuestas, no tan sólo una.

Tercera pregunta: ¿Adónde va el sol cuando la luna llena sale?

Andrea nos dio una muy buena respuesta a esta pregunta: “La Tierra rota sobre sí misma y alrededor del Sol y cuando va girando el Sol se va al otro extremo de la Tierra”. Manuel nos dijo que creía que esta era la única respuesta posible y los demás participantes compartieron su opinión.

Cuarta pregunta: ¿En qué consiste el amor?

Empezamos por buscar unas posibles respuestas a esta pregunta:

– “El amor consiste en amar a la persona porque estás siempre con ella” (Manuel)

– “El amor es un impulso que tienes en el corazón” (Andrea)

Nos dimos cuenta de que también la pregunta de Jesús tenía varias respuestas posibles y ante su preocupación por si íbamos a borrarla de la pizarra por no tener una única respuesta, nos preguntamos: ¿Es esta una buena pregunta?

Según Manuel sí, lo es,  “porque el amor, como bien ha dicho Andrea, es un impulso de la vida y te ayuda. Y este tema es bonito y también bueno. Por eso es una buena pregunta.

Viendo que Manuel opinaba que una buena pregunta es aquella que pregunta por cosas buenas y bonitas, nos hicimos la siguiente pregunta: ¿Hay buenas preguntas acerca de cosas que no son buenas y bonitas?

– “La pregunta sobre la guerra tiene sus cosas buenas y malas. La parte buena es que la guerra aprendes más sobre la historia y la parte mala es que la guerra era muy cruel” Andrea

La aportación de Andrea nos hizo ver que se puede distinguir el tema de la pregunta de la pregunta misma y que puede haber buenas preguntas sobre los temas como la guerra o la violencia.

También nos preguntamos si ¿todas las preguntas necesitan una respuesta? y vimos que había preguntas que no las necesitaban. Manuel nos dio un ejemplo: “Cuando te están insultando”.

Para resumir nuestra sesión, preguntamos por los criterios para ver si una pregunta era o no filosófica. Aclaramos que el término criterio se refería en qué estábamos basándonos para decir si una pregunta era filosófica. Johnny asoció la palabra “criterio” con no estar de acuerdo y añadimos que se trataba del porqué de estar o no de acuerdo con algo.

Después de aclarar el significado del término “criterio” vimos que para saber si una pregunta era o no filosófica nos podemos basar en el número de las posibles respuestas a esa pregunta (si tiene más de una respuesta posible, es una pregunta filosófica) y también es si es o no una pregunta general (como por ejemplo las preguntas sobre el tema del amor).

Manuel nos aclaró que el término “general” significaba “lo principal de algún tema”.
Cerramos la sesión eligiendo entre todas las preguntas una para la próxima sesión. Como las dos preguntas sobre el amor nos parecían igual de buenas e interesantes, decidimos unirlas en una según la propuesta de Manuel: “Si el amor duele, ¿en qué consiste?”

 

Taller de Filosofía para Niños y Niñas de 7 a 11 años en la biblioteca Infanta Elena – Tercera Sesión

Si el amor duele, ¿en qué consiste?

El pasado sábado elegimos la pregunta de nuestra tercera sesión, la pregunta que – como ha dicho uno de los participantes – es una híbrida de dos preguntas propuestas la semana pasada: Si el amor duele, ¿en qué consiste?

I.

Empezamos a dialogar sobre esta cuestión preguntándonos qué es el amor, si el amor puede durar para siempre y buscando las diferencias y similitudes entre distintos tipos de amor: entre la familia, los amigos, los novios, el amor que sentimos hacia nuestras mascotas…

Por un lado, Ángela nos dijo que según ella los hermanos pueden ser amigos, y por el otro, descubrimos que nuestros amigos, los mejores amigos, pueden ser para nosotros como familia, podemos quererlos: “Cuando tienes mucha amistad con alguien, es amor” – Gina

También descubrimos que a veces nos peleamos o enfadamos con las personas a las que queremos. Sin embargo hicimos también una distinción entre dos tipos de pelearse: con personas desconocidas a las que, como ha dicho Jesús, le daría pena si nos enfadasemos con ellas (o las personas que no nos gustan), y con personas que conocemos y que no dejarán de ser nuestros amigos si nos enfadamos porque también nos conocen, como ha afirmado Manuel. Y Gina decidió ir aún más lejos afirmando que “Para tener amistad hay que pelearse, sino no es amistad”.

A continuación nos preguntamos cómo sabemos que lo que sentimos es amor y según Gina “Sentimos algo dentro que no es la felicidad, que es algo más bueno. A veces no se sabe lo que es pero luego lo descubres.”

Gina nos dijo también que en su opinión lo sabemos por la timidez que sentimos frente a una persona de la que estamos enamorados, sin embargo Laura nos dio un contraejemplo para afirmar que no siempre cuando somos tímidos es por el amor y que puede que nos mostremos tímidos al principio con todas las personas que no conocemos.

II.

Después del diálogo acerca del amor hicimos un ejercicio que consistía en posicionarse entre “estar de acuerdo” y “estar en desacuerdo” con las siguientes frases:

“El amor siempre duele”

Todos los participantes estaban en desacuerdo con esta frase dando como ejemplos la amistad o el amor hacia la familia.

“El amor siempre nos hace felices”

Al principio, todos los participantes estaban de acuerdo con la frase de que el amor nos hace felices sin embargo a medida que iban dando ejemplos algunos/as niños y niñas se dieron cuenta de que el amor nos hace felices al principio pero no siempre esa felicidad continúa…

“Necesitamos amar”

La mayoría se posicionó en “de acuerdo” con esta frase (argumentando que el amor nos hace felices), salvo Gina que afirmaba que no siempre tenemos tiempo para estar con alguien y que el amor no se puede dar si no estas siempre con esa persona y que por lo tanto a veces podemos elegir tener una mascota.

“El amor es bueno para la salud”

La mayoría optó por la opción “en desacuerdo” argumentando que “ni es una medicina, ni es un medicamento, ni es algo para el cuerpo, es una cosa que realizas” (Manuel), “es una cosa que haces, no es algo que tienes en tu cuerpo” (Gina), aunque hubo una polémica al respecto de si el amor era o no algo que se hace, ya que Laura afirmó que “el amor es una cosa que sientes, no que haces” y Jesús estuvo de acuerdo con Laura complementando lo que dijo con su opinión que el amor es algo que te acompaña. Gina sin embargo no se dejó convencer de que el amor era bueno para la salud y como un ejemplo nos dijo que “si estas muy enamorado, te olvidas de muchas cosas, como hacer la compra…

“El amor que duele no es amor”

Al oír esta pregunta, todos los participantes salvo uno que estaba en desacuerdo, se posicionaron en el medio uno/a detrás de otro/a diciendo que no se podía saber si esa frase era o no cierta. Gina nos dijo que ella no podía decidirse porque hay dos tipos de dolor: el dolor del parto que es necesario para dar vida a una persona y el dolor de separarse.

“Los animales también sufren por amor”

Todos los participantes estaban de acuerdo en que los animales también sufren amor y Óscar nos dio un ejemplo: las peleas de los animales por las hembras. A raíz de lo que dijo Gina sobre los dos tipos de dolor distinguimos entre el dolor físico que sufren los animales que pelean por las hembras y el dolor de separarse del ser querido.

“Podemos sentirnos felices y tristes a la vez”

Todos los participantes salvo Ángela que no creía que eso fuera posible, estaban de acuerdo con esta frase. Óscar nos dio un ejemplo de querer a dos personas a la vez y Gina de estar triste por conseguir algo que se quería en el momento que ya no lo necesitas (por ejemplo querer un juguete y que te lo regalen cuando ya lo tienes).

III.

Al final de la sesión los participantes propusieron preguntas que les gustaría trabajar en casa:

¿Se puede encontrar la persona correcta a la primera? (Gina)

¿Las plantas aman? (Manuel)

¿Cómo sabes si amas? (Óscar)

¿Qué se siente en el amor? (Laura)

y elegimos la de Óscar: ¿Cómo sabes si amas? aunque apuntando que está relacionada con la pregunta de Laura.

Taller de Filosofía para Niños y Niñas de 7 a 11 años en la Biblioteca Infanta Elena – Cuarta Sesión

Si el amor duele, ¿en qué consiste? – II parte

El pasado sábado seguimos la pregunta de nuestra tercera sesión: Si el amor duele, ¿en qué consiste?

Empezamos nuestro taller por recordar qué era una pregunta filosófica:

Es una pregunta muy difícil, que no tiene respuesta”, nos ha recordado Jesús.

También vimos que para responder a las preguntas que nos hacemos en nuestros talleres es necesario dar razones, dar un porqué, argumentar racionalmente.

Sin embargo, ¿existen respuestas sin argumentar racionalmente?

Sí, sin hablar, con gestos” Yonata

A continuación vimos las obras de arte: “Orfeo” de Odilon Redon y “Orfeo en la tumba de Eurídice” de Gustave Moreau y nos preguntamos si pueden ser una respuesta a la pregunta “Si el amor duele, ¿en qué consiste?”.

Vimos que en estas obras no hay argumentos racionales ni palabras, pero que pueden ser una respuesta puesto que una respuesta no siempre tiene que darse hablando. Puede darse con gestos o con pintura (Yonata)

Como el idioma de los italianos (Jesús)

No pueden ser respuestas porque no lo entendemos bien (Ángela).
Sin embargo, Alejandro dijo que  puede haber una respuesta aunque no la entendamos, por ejemplo cuando un bebé llora no sabemos qué quiere.

Y ¿Qué hace falta para entender estas obras de arte? Yonata afirmó que hacía falta imaginación.

Después de llegar a la conclusión de que una pregunta filosófica como “Si el amor duele, ¿en qué consiste?” podía tener varias respuestas: filosóficas y artísticas, nos preguntamos ¿Puede un mito ser una respuesta a la pregunta filosófica? Y… ¿Qué es un mito?

Es como una leyenda que no existe (Yonata).

Para comprobar si un mito podía ser una respuesta a nuestra pregunta leímos uno sobre Orfeo y Eurídice.

Tras leer entre todos el mito, Jaime nos hizo un resumen y Yonata añadió que al final a Orfeo le enterraron y ya no tenía miedo de perder  Eurídice otra vez. Jaime dijo que era porque ya estaba a su lado.

Todos afirmaron que este mito podía ser una respuesta a la pregunta que nos hicimos al principio.

Jesús concluyó: ¿Entonces el amor duele? ¡Sí!

Nos preguntamos si el final de este mito era triste o feliz y vimos que por una parte era triste y por otra feliz.

Es feliz porque han vuelto a estar juntos después de que muriera Eurídice (Guillermo)

Al final escuchamos una obra de la ópera Orfeo y Eurídice: “Danza de los Espíritus Benditos” de Christoph Willibard Gluck para observar si podría expresar otro tipo de respuesta al dolor en la historia de amor entre Orfeo y Eurídice.

Nos preguntamos qué parte del mito expresa esta obra musical:

La muerte (Jaime)

La boda (Alejandro)

Antes de darse la vuelta cuando estaba en el infierno (Jaime).

Concluimos la sesión eligiendo el tema de la próxima semana entre las siguientes preguntas propuestas por los niños/as:

¿Existe Dios? (Jesús)

¿Podemos saber si existe Dios? (Jesús)

¿Cómo fue creado Dios? (Ángela)

¿Por qué nos gusta ganar? (Jaime)

¿Quién creó el mundo? (Yonata)

Para la próxima sesión decidimos aceptar la propuesta de Jesús de unir su pregunta con la de Ángela, así que la pregunta será:

Si existe Dios, ¿quién creó a Dios?  

Muchas gracias a todos y todas por participar.

Bibliografía:

Maria Angelidou: “Mitos griegos” Ed. VICENS-VIVES

http://filosofiaparaninossevilla.files.wordpress.com/2013/11/odilon-redon-orpheus-wikip.jpg http://filosofiaparaninossevilla.files.wordpress.com/2013/11/gustave-moreau-orpheus-at-the-tomb-of-eurydice.jpg

 

Taller de Filosofía para Niños y Niñas en la Biblioteca Infanta Elena – Quinta Sesión

Si existe Dios, ¿quién creó a Dios?

Introducción.

Empezamos nuestra sesión por recordar que podemos tener concepciones muy diferentes acerca de Dios: podemos creer en un solo Dios, pensar que existen varios dioses, o no creer en ninguno. También recordamos lo que nos dijo Jesús la semana anterior: las preguntas filosóficas son difíciles y no tienen respuesta o no tienen una única respuesta.

Después de aclararlo, reflexionamos sobre las implicaciones de nuestra pregunta. Vimos que la pregunta por la creación implicaba una relación de causa-efecto: preguntamos por el creador de Dios suponiendo que Dios creó al mundo. Para entender mejor esta relación se dio el ejemplo del juego de dominó y el efecto dominó. Relacionamos la pregunta por la creación del creador con la pregunta por la primera ficha de dominó, la que provoca una reacción en cadena y pone en movimiento todas las demás fichas. A raíz de esta metáfora se aclaró que nuestra pregunta conlleva una suposición que todo tiene una causa, que ninguna causa puede crearse a sí misma y que Dios podría ser la “primera causa”.

Respuestas.

A continuación nos preguntamos por las posibles respuestas a nuestra pregunta inicial.

(1) “Yo creo que Dios se creó a sí mismo”, dio la primera respuesta Bruno.

Jesús dijo que a Dios le creó una planta y nos preguntamos si a Dios también alguien o algo le tuvo que crear. Llegamos a la conclusión de que esta podría ser la segunda de las posibles respuestas:

(2) Dios también necesita un creador.

Pero entonces ¿Quién creó a ese Dios o creador? ¿Hay un número infinito de Dioses?

Gina respondió que “es verdad que va al infinito o que había muchos mundos y antes de nosotros había otros tipos de humanos y otro dios les creó y ese dios creó a otro dios y así al infinito”.

Por otro lado, nos preguntamos: ¿Dios necesita ser creado?

– “No”, respondieron algunos de los participantes y añadieron que “porque siempre ha vivido”.

Entonces, tenemos una tercera respuesta posible:

(3) Dios no necesita ser creado porque siempre ha existido.

Cuestionamiento de las respuestas.

Una vez apuntadas todas las posibles respuestas a la pregunta inicial, nos preguntamos:

Si Dios se creó a sí mismo, ¿todo tiene que ser causado por otra cosa?

Si hay número infinito de Dioses, ¿debe existir una primera causa?

Si Dios no necesita ser creado porque ha existido siempre, ¿todo tiene que ser causado por otra cosa?

Gina vio un problema en nuestro razonamiento: “Si tu no necesitas algo porque eres tú mismo, es un poquito como… tu lo quieres todo” (…) “Hemos dicho que todo necesitaba una causa y después estamos diciendo que algo no necesita una causa”.

Nos preguntamos entonces si nuestra pregunta (y lo que implica) podía esconder una contradicción: ¿Todo tiene que tener un principio? La serie de causas, ¿puede o no ser infinita?

El problema del infinito.

Para ilustrar mejor el problema de las contradicciones y del infinito, nos apoyamos en la imagen de la “escalera infinita” de Escher haciéndonos a la vez la pregunta ¿existen las escaleras que ni suben ni bajan o que suben y bajan a la vez?

escher escalera

Después de haber visto un ejemplo de algo tan “imposible” como la “escalera infinita”, volvimos a la pregunta sobre la necesidad de tener un principio:

Yo creo que no todo tiene que tener un principio porque puede ser sólo un círculo; si dibujas un círculo no puedes dibujar un principio” (Gina)

Para entender mejor el problema que supone preguntar por si todo tiene un principio, nos hicimos la pregunta: ¿El tiempo es más bien un círculo o una línea?

Para la gran mayoría el tiempo era un círculo y Gina lo argumentó de la siguiente forma: “Yo   tengo una explicación de porqué el tiempo es un círculo. Porque te levantas a las 9 de la mañana, te duermes otra vez y cuando te despiertas son las 9 de la mañana otra vez”.

Las contradicciones.

Viendo que tanto la imagen de la “escalera infinita” de Escher como y nuestra pregunta nos hacían ver contradicciones, nos preguntamos: ¿Es importante buscar contradicciones?

– “”, respondió Jaime y otros de los participantes le dieron la razón.

Gina añadió que era algo bueno que todos expresamos nuestras opiniones, incluso si son contradictorias, porque así nos podíamos dar cuenta de que no todos pensábamos lo mismo.

Cada uno tiene su opinión”, añadió Ángela y Gina completó su reflexión diciendo “yo creo que es más interesante que todos piensen diferente porque sería muy aburrido hablar con alguien si sabes lo que va a decir”.

Después de ver que las contradicciones y las diferencias de opiniones no era nada a evitar sino que hacían nuestro diálogo más interesante, volvimos a nuestra pregunta inicial y al problema que nos suponía la cuestión del infinito.

Las paradojas.

Mencionamos “La Historia Interminable” para preguntar por las serpientes que aparecían en este libro y para enseñar una imagen del “Uróboros”: una serpiente comiéndose a sí misma.

Ouroboros-simple.svg

A continuación nos hicimos la siguiente pregunta:  Si una serpiente empieza a comerse su cola y acaba comiéndose absolutamente todo su cuerpo, ¿Dónde estaría la serpiente?

Se han dado las siguientes respuestas: “Está en su estómago”, “se muere”, ”dentro de su cuerpo”, “no podría llegar a comer su cabeza”, “es imposible”, “se puede comer la mayor parte de su cuerpo menos la cabeza”, por lo que nos dimos cuenta que nos encontramos con otra paradoja.

Para aclarar el concepto de la paradoja vimos también las siguientes fotografías paradójicas de Chema Madoz:

chema-madoz-fotografia-imaginacion-desbordante-010

Vimos que esta imagen era paradójica porque los zapatos sirven para andar y con cordones atados de esta forma no se puede andar, aunque – por otro lado – “se puede ir saltando”, como observó Gina.

chemamadoz

Una jaula no puede estar flotando”, dijo Jaime, y Gina añadió “al menos que tenga un hilo y que el hilo este en un avión”.

La nube es gas”, dijo Yonni, y Ángela sugirió que a lo mejor no está dentro de la jaula sino detrás.

peraUna pera no se puede encender, ¿entonces para qué serviría?“, preguntó Bruno. Sin embargo Gina añadió que “se puede hacer electricidad con un limón” pero que nunca había oído que se podía hacerla con una pera.

20060506134613-chema-madoz

Es una cuchara con la sombra de un tenedor, es imposible”; “han pintado la sombra del tenedor”, afirmaron algunos de los participantes.

Al final nos preguntamos, pero… ¿Qué es una paradoja? y se dieron las siguientes respuestas: “algo imposible”, “lo que tiene una contradicción”, “el infinito”.

Conclusiones.

Para terminar nuestra sesión, nos preguntamos si la pregunta que habíamos elegido para este taller tenía o no una respuesta y algunos de los participantes dijeron que era algo “por descubrir”, que no tenía respuesta o incluso que no debería tener ninguna respuesta en concreto.

La pregunta que elegimos para la siguiente sesión es “¿Quien creó el Universo y todo lo que hay en él y cómo se creó?” que es la unión de la pregunta de Bruno “¿Quien creó el Universo? con la de Gina: “¿Quien creó la vida en Marte?  y la de Yonata “¿Cómo se creó el mundo?, y esa unión la propuso Bruno.

Bibliografía:

La historia interminable, Michael Ende

 

 

Taller de Filosofía para Niños y Niñas en la Biblioteca Infanta Elena – Sexta y Septima Sesión

“¿Quién creó el Universo y todo lo que hay en él y cómo se creó?”

Los sábados 16 y 23 de noviembre hablamos sobre el origen del Universo.
Empezamos por preguntar a nuestros participantes si tenían alguna teoría acerca de cómo se creó el Universo:

– “El Universo lo crearon las flores” Jesús

– “Hay infinitas posibles respuestas” dijo Gina y nos dio un ejemplo: “Big Bang”

Gina observó que las flores necesitan agua, sol y tierra para vivir y nos preguntamos dónde se encontrarían las flores.

– “En todos los planetas” – nos dijo Jesús

– “Yo creo que no porque algunos planetas son muy venenosos. Son venenosos porque son sólo gas o uno que tiene nubes y allí no sale lluvia sino un tipo de ácido” respondió Gina y aclaró que con la palabra “venenosos” se refiere a que “son venenosos para todo lo que vive”.

– “Me había equivocado”, afirmó Jesús, “El universo se creó sólo, y las flores con el sol y con el agua”.

Apuntamos entonces otra posible respuesta: “El Universo se creó sólo”.
Gina añadió una más: “El Universo se creó con los meteoritos” y según Jesús “los meteoritos se crearon por los científicos astronautas, unos científicos muy buenos”.

Gina le preguntó a Jesús cómo sería posible que existieran astronautas antes de los humanos y Jesús aclaró que se trataba de “astronautas marcianos” que querían tener su propio territorio. Jesús admitió que su teoría, aunque posible, no era probable y a Gina le pareció que la teoría de Jesús sería muy buen cuento porque hacía falta mucha imaginación y la complementó diciendo que puede que crearon a los astronautas en otro universo, que tuvo otra causa y así hasta el infinito.

Vimos que según esta teoría no habría un último principio.

Gina, para argumentar que era posible que el Universo no tuviera un principio, nos dio un ejemplo del infinito en el mundo: la cadena alimenticia, el ciclo de vida, que, según ella,  “se terminará cuando se acabe el mundo”.

A continuación, nos preguntamos si algunas de nuestras respuestas eran más probables que otras y según Gina sí: las respuestas científicas como el Big Bang.

Llegamos a la conclusión que las respuestas científicas se basan en hacer muchos experimentos, observar algo y tener pruebas.
Entonces, en el caso de nuestra pregunta, ¿Cómo podemos saber qué pasó hace millardos de años?

– “Si hacemos muchos experimentos e inventamos una máquina del tiempo”, nos dijo Gina

Nos preguntamos también por las diferencias entre una respuesta filosófica y una respuesta científica.

– “Una respuesta científica seria por ejemplo el Big Bang pero la filosófica sería más como la de Jesús “el Universo se creó sólo” porque para los científicos todo tiene que tener una causa y la respuesta de los marcianos no es científica porque los científicos dicen que los marcianos no existen.” – respondió Gina.

Gina añadió también que la vida podría existir sólo en Marte “porque allí hay hielo y hielo significa agua y agua significa vida” y que sabía que en que planeta nunca tendría vida: “‘el gemelo malvado de la Tierra’ porque tiene el mismo tamaño que la Tierra pero es venenoso para la vida: Venus”.

——————————————————————————-

El sábado 23 de noviembre nos volvimos a hacer la misma pregunta: ¿Quién creó el Universo y todo lo que hay en él y cómo se creó? y como la última vez, volvimos a preguntarnos por una teoría:

– “Sería muy rara” – dijo Alejandro

– “El Universo ha existido siempre” – respondió otro Alejandro

Viendo que, tal vez, no hay nadie que haya creado el Universo, nos preguntamos: “¿Es esta una buena pregunta?

– “Sí” (todos/as)

– “A lo mejor hay alguien que lo creó o se creó sólo” –  María

A raíz de la primera respuesta, nos preguntamos qué significa que algo siempre haya existido y María nos aclaró que se trataba del infinito.

Todos estábamos de acuerdo acerca de que el infinito no tenía fin pero había diferencia de opiniones sobre si tenía o no un principio.

Dos de los participantes dijeron que el Universo tenía un principio:

– “Cuando se formaron los planetas” – Óscar

– “Se creó sólo” – Alejandro

Dibujamos varias figuras para visualizar las posibles respuestas: una línea con un principio pero sin fin, una linea con un principio y un fin y un círculo.

A la mayoría que respondió que el Universo no tenía ni principio ni fin, les preguntamos si entonces creían que el tiempo se parecería a un círculo y si sería posible que todo lo que pasa volviera a pasar.

– “No, porque si estamos a 3 de junio, luego es el 3 de octubre… No se puede volver al mismo punto.” – Alejandro

Sin embargo nos dimos cuenta de que cada año volvemos a un 3 de junio. Dibujamos una figura más para ver si podría ser más adecuada: una espiral. Hablamos de las similitudes y diferencias entre una espiral y un círculo y vimos que en una espiral también se podría volver al mismo punto pero no de la misma forma.

A continuación nos preguntamos si “un punto”, un acontecimiento de la existencia del Universo, como la aparición del planeta Tierra y la vida podrían suceder otra vez en la historia del Universo. Según Jaime “Podría volver a pasar pero no igual igual”, como cuando se recorre el círculo de una espiral.

Nos preguntamos también por la probabilidad de que se destruya el planeta Tierra y vuelva a aparecer, aclarando que significa que algo fuera “imposible”, “improbable” o “probable”. Vimos que lo improbable no era lo mismo que imposible, por ejemplo todos los participantes estaban de acuerdo en que era improbable que existieran los extraterrestres pero no imposible, y también que la existencia misma de la vida inteligente en el Universo era improbable.

Entonces, ¿El planeta y la vida podrían desaparecer y volver a aparecer?

– “Si pero no sería exactamente la misma vida” – respondió Alejandro

– “Yo no estoy de acuerdo con que el planeta se destruya y vuelva a crearse” – nos dijo María y como ejemplo de que nunca se vuelve al mismo punto, nos habló de la línea de la vida de una persona.

En segundo lugar, hablamos sobre cómo podemos saber si existen cosas que no se pueden observar: ¿Cómo sabemos como son si no las podemos observar? Por ejemplo: ¿Qué aspecto tendría un extraterrestre?

– “Pueden flotar, son transparentes” – María

– “Pueden ser más pequeños que nosotros o más grandes” – Alejandro

Para ayudarnos a describir un extraterrestre, lo dibujamos.

la foto(21)

Alejandro nos dijo que el suyo tenía aspecto de un extraterrestre que había visto en una película y nos preguntamos si podemos imaginar algo que no hayamos visto nunca antes. Nos dimos cuenta de que todos nuestros extraterrestres tenían una cabeza, ojos, piernas, como otros seres vivos que conocemos. Óscar observó que uno tenía una antena, aunque su cuerpo se parecía al de un ser humano. Entonces, ¿se puede imaginar algo completamente nuevo? Buscamos ejemplos para comprobarlo. Dijimos que un extraterrestre con cuerpo de un ser humano y una antena une cosas que habíamos visto antes: un ser humano y una antena como la del televisor o de los animales como los caracoles o las mariposas. Buscamos más ejemplos.

– “Personas volando” – María

Esta respuesta nos llevó a preguntarnos si habíamos visto a otros seres vivos volando y si las personas pueden volar (por ejemplo ¿en avión? o ¿en paracaídas?). Nos hicimos la pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre imaginar algo y pensar algo?

– “Piensas en otras cosas y lo juntas” – Alejandro

– “Pensar es cuando crees que pueden volar e imaginar es que lo ves” – Óscar

A continuación enseñamos dos imágenes de Chagall (“Cumpleaños” y “Pareja sobre fondo rojo”) que representaban personas volando y nos preguntamos por qué el artista las había pintado así, ¿creía el artista que las personas podían volar?

– “Pensarlo es como pensar en un pato o algo que vuela e imaginarlo es ver a esa persona volando” – María

Volvimos a preguntarnos si era o no posible imaginar algo que no hayamos visto antes y al ver lo difícil que era responder a esta pregunta María la propuso seguir hablando sobre esta cuestión en la próxima sesión.

Preguntamos a todos y todas por las preguntas que les gustaría tratar la próxima vez y apuntamos las siguientes propuestas:

– ¿Los objetos en el futuro podrán volar? – María

– ¿Los objetos en el futuro serían más avanzados? – Mara

– Y también nuestra capacidad – añadió Alejandro y formuló la siguiente pregunta ¿Avanzaran nuestras capacidades?

– ¿En el futuro nuestras capacidades serán más avanzadas? – Jaime

– ¿Se puede avanzar más en nuestras capacidades?” – Óscar

Después de recoger las propuestas, los participantes formularon entre todos la siguiente pregunta:
“¿Los objetos y nuestras capacidades serán más avanzados en el futuro?”

 

Taller de Filosofía para Niños y Niñas en la Biblioteca Infanta Elena – Octava Sesión

¿Los objetos y nuestras capacidades serán más avanzadas en el futuro?

I. ¿Los objetos serán más avanzados en el futuro?

Empezamos nuestra octava sesión por recordar el tema elegido la semana anterior. Jaime nos dio la primera respuesta: “Los objetos sí pero nuestras capacidades no lo sé.

Decidimos ir por partes y para responder a la primera parte de nuestra pregunta: ¿Los objetos serán más avanzados en el futuro? nos preguntamos:

¿Todos los objetos nuevos son mejores que los anteriores?

Pedimos a los participantes que se posicionaran a uno de los dos lados de la pizarra para responder “sí” o “no”.

En un primer momento todos los participantes se sentaron en el lado de “sí” argumentando que en el futuro habrá más máquinas y objetos mejores, sin embargo…

¿Que significa mejor?

– “más avanzado” (Jaime)

Nos preguntamos si realmente todos los objetos nuevos eran mejores que los anteriores o tal vez existía algún ejemplo de lo contrario y Manuel nos dio uno:

Uno puede elegir entre un osito de peluche y un robot y se queda con el osito de peluche” argumentando que nos puede traer recuerdos de nuestra infancia.

Después de que Manuel nos diera ese ejemplo (con el que todos los participantes estaban de acuerdo) nos volvimos a hacer la misma pregunta para ver si alguien quería cambiar de opinión (y de sitio) y vimos que efectivamente algunos de los participantes se pusieron al lado de la respuesta “no” y otros en el medio, entre “sí” y “no”.

Aclaramos que significa estar en desacuerdo con esta pregunta:

“No todos los objetos nuevos son mejores que los anteriores” puede significar, como dijo Jaime, que algunos lo son y algunos no.

Nos preguntamos por otros ejemplos aparte del citado por Manuel.

Óscar dijo que una máquina de escribir era mejor que escribir a mano porque era más fácil escribir una carta larga a máquina. Gina le respondió “Pero si te equivocas no lo puedes borrar”, así que preguntamos a todas y todos si era más fácil escribir a máquina o a mano. Vimos que no todos sabían escribir a máquina y que por eso les parecía más fácil escribir a mano, o – como añadió Manuel – en el ordenador. Hablamos también de que el ordenador funcionaba sólo con la corriente eléctrica, al contrario que la máquina de escribir.

Al final nos preguntamos si nos gustaba más recibir una carta o una postal escrita a mano o un correo electrónico y vimos que a todos y todas nos hacía más ilusión recibir una carta o postal escrita a mano.

Llegamos a la conclusión de que en el caso de escribir a veces era mejor usar una máquina de escribir o un ordenador y otras veces escribir a mano.

En segundo lugar nos preguntamos por los juguetes: viendo fotos de juguetes antiguos (peonzas, caballo balancín) nos preguntamos si los nuevos, por ejemplo los robots, eran mejores.

A todos y todas les parecían mejores los juguetes antiguos:

porque a los robots se le pueden gastar las pilas” (Óscar)

“es como los músculos voluntarios y los músculos involuntarios. El caballo por ejemplo lo tienes que mover pero el robot se mueve solo” (Manuel)

Nos volvimos a preguntar que significaba “mejor”:

más fácil de usar (Óscar)

más divertido (Manuel, Gina)

más nuevoreciente (Jaime)

A continuación, enseñamos un juguete antiguo: el cubo de Rubik y nos preguntamos si era o no mejor que los juguetes más recientes.

cubo de rubik
¿Es divertido?

– “¡Sí!” – todos/as

– “Es entretenido y divertido porque pasas tiempo resolviendolo” (Manuel)

También vimos que era difícil de resolver, Gina admitió haber hecho alguna vez trampas jugando con él cuando era pequeña, aunque por otro lado le parecía más divertido intentar resolverlo sin hacer trampas.

Nos preguntamos: Y si no existiera la posibilidad de resolverlo, ¿sería divertido jugar con  el?

– “Sí, pero yo haría trampas” – Gina

Nos preguntamos si existían juguetes más recientes mejores que los anteriores. Aún muy entretenidos con el cubo de Rubik, encontramos dos ejemplos:

– “Lego” (Gina) aclarando que según ella las nuevas versiones de Lego eran mejores que las anteriores

– “Playmobil” (Manuel)

Entonces Gina observó que Playmobil era una copia posterior de Lego.

También hablamos sobre si era mejor jugar con el ordenador o con una persona:

¿Jugar con el ordenador, por ejemplo al ajedrez, podría ser más divertido que jugar con una persona?

– “No, porque el ordenador sabe por donde te mueves” (Gina)

Óscar nos dijo que en su opinión si alguien no tenía el ajedrez físico, podría jugar al ajedrez en el ordenador, y que por eso era bueno que existieran los juegos de ordenador.

Vimos una foto de uno de los primeros ordenadores que según los participantes parecía “una bodega”, “una fábrica”, un sitio con “muchos botones y cables”, aunque Gina adivinó que se trataba de “un ordenador gigante”.  Así que nos preguntamos si los ordenadores de hoy en día eran mejores y a todos y todas nos parecía que sí: “son muchos mejores”.

A Jaime, que tenía una peonza, le preguntamos si le parecía que las más recientes eran mejores que las antiguas, las de madera y nos respondió que “las de madera eran mejores porque las de plástico sólo existen de este tipo [ensenando la peonza]”, “las de madera se rompen con muchos años y estas con poco tiempo pero es más fácil hacer cosas con estas”, añadió Óscar.

Entonces, ¿más fácil es mejor?

– “No tiene porqué” (Jaime)

– “El de madera es más fácil de aprender” (Gina)

Preguntamos por un ejemplo más: ¿es mejor un libro electrónico que uno de papel?

– “Sí, puede ser mejor” (Gina)

– “” (Jaime)

– “Yo creo que los libros electrónicos son mejores porque para los libros de papel se tiene que cortar muchos árboles.” (Gina)

– “Se te puede romper el papel o se te moja” (Manuel)

– “Se te puede caer la hoja” (Óscar)

– “Y también se te puede caer una hoja y después nunca vas a saber lo que pasó” (Gina)

Vimos varios argumentos a favor de los libros electrónicos pero también algunos en contra:

“Los libros electrónicos necesita pilas o algo y si no lo tienes, no lo puedes leer” (Jaime)

y Manuel admitió que un libro de papel podría tener valor sentimental, como su ejemplo de osito de peluche.

A continuación nos hicimos la siguiente pregunta:
¿Todos los objetos, cuanto más complejos mejores?

Después de definir entre todos la palabra “complejo” como “difícil”, “de muchas piezas”,

Óscar nos dio un ejemplo de puzzle para explicarnos porqué en su opinión cuanto más complejo es un objeto, mejor. Gina estaba de acuerdo con el ejemplo de Óscar, aunque según ella algunas cosas más complejas eran mejores y otras no.

Terminamos la sesión acordando que la próxima semana seguiremos con la segunda parte de nuestra pregunta:
¿Nuestras capacidades serán más avanzadas en el futuro?

 

Taller de Filosofía para Niños y Niñas en la Biblioteca Infanta Elena – Novena Sesión

II. ¿Nuestras capacidades serán más avanzadas en el futuro?

I. LAS CAPACIDADES QUE TENEMOS Y LAS QUE PODRÍAMOS TENER EN EL FUTURO

Empezamos esta sesión por preguntar: ¿Qué capacidades tenemos? y ¿Qué capacidades el hombre podría tener en el futuro?

Entre las que tenemos los participantes enumeraron: correr, saltar, dormir, fuerza, respirar (Óscar), relacionarse (Manuel) y entre las que el hombre podría tener en el futuro: volar, ser superhéroes y, por ejemplo, tener laser en los ojos (Óscar), invisibilidad, inmortalidad, superfuerza (Manuel).

Como ejemplos de personajes que tenían capacidades “del futuro” los participantes nombraron a muchos superhéroes, pero Manuel nos dio también un ejemplo diferente: “Doraemon”, un gato robot, por lo que nos preguntamos ¿Cuál es la diferencia entre una persona humana y un robot?

Las personas tienen sentimientos (Patricia)

Gracias a la respuesta de Patricia descubrimos otra capacidad humana: la de tener sentimientos y SENTIR.

Los robots son de metal (Óscar)

Óscar nos hizo ver que el cuerpo de un ser humano y el cuerpo de un robot no son iguales.

Los robots son más avanzados: Son más listos que hombres (Manuel)

La respuesta de Manuel nos indicó otra capacidad humana: INTELIGENCIA, que además podemos compartir con los robots.

Pero… ¿Qué hacemos para ser inteligentes?

Estudiar (Ines)

¿Y para estudiar y aprender, qué hacemos? Por ejemplo: ¿Qué hacemos en este taller?

Expresar nuestra sabiduría, explicar, PENSAR (Manuel)

Leer (María)

Escribir (Óscar)

II. ¿QUé SIGNIFICA QUE EL HOMBRE…

“El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre – una cuerda sobre un abismo”

(Friedrich Nietzsche, Así habló Zaratustra)

Tenemos rasgos humanos pero el hombre nació también con capacidades de los animales (Manuel)

¿Qué capacidades compartimos con los animales?

– Inteligencia (Manuel)

¿En qué sentido?

Los animales son capaces de protegerse de otros animales (María)

– Sobrevivir (Manuel)

También sentir, sentimientos (María)

Usamos de la misma forma nuestro cuerpo. Excepto para andar (Manuel)

¿Puede el hombre superarse a sí mismo y llegar a ser un “superhombre”? ¿Qué necesitaría para poder hacerlo?

Habilidad, Inteligencia, fuerza (Manuel)

Practicar (María)

¿Cómo podemos entender esta frase?

Como el progreso del hombre (María)

III. CONSECUENCIAS

Nos preguntamos por las posibles consecuencias de las capacidades “del futuro”:

Si no sabemos utilizarlas bien, nos podemos hacer daño (María)

No te duele nada (Óscar)

Observamos que otra de las capacidades del ser humano, es la de “sentir dolor”, frente a un posible cambio en el futuro de no sentirlo.

Nos paramos a preguntar también si sentir dolor es lo mismo que sufrir y Manuel nos dijo que no porque “no sufres sólo cuando te están atacando. También puedes sufrir por ejemplo con malas noticias” .

El peligro de la inmortalidad es que si tu eres mortal y tu familia no, si se mueren, te quedas solo (Óscar)

Te sientes abandonado, añadió Manuel

Y si un superhéroe tiene un montón de capacidades, siempre estará ocupado y no puede estar con nadie. (Manuel)

¿Quieres decir que tendría más responsabilidades?

(Manuel)

Además de ser peligrosas, esas capacidades también pueden ayudarte a protegerte (Maria)

El peligro de la invisibilidad es que a lo mejor no sabes controlarlo y nadie te ve (Maria)

Como nadie te ve y nadie te esta echando cuenta, pues también te puedes sentir solo (Manuel)

Superfuerza: te chocas con alguien y le tiras al suelo (Óscar)

Volar y caerte al suelo (Patricia)

Elasticidad: se te puede quedar el brazo atrapado en una puerta (Patricia)

El hombre de fuego: lo negativo es que ya no te puedes bañar en la playa (Manuel)

Leer la mente: te cansa escuchar los pensamientos de todo el mundo (Patricia)

O escuchas algo que te puede hacer daño (María)

Después de concluir esta reflexión diciendo que las capacidades “del futuro” tenían consecuencias tanto positivas como negativas, nos hicimos la pregunta: ¿Hay algo que nos podría ayudar a desarrollar las capacidades “del futuro”? y María nos respondió que la ciencia.

IV. CIENCIA Y TECNOLOGÍA (RELACIÓN HOMBRE-MÁQUINA)

Previamente hablamos sobre las capacidades que compartimos con los animales, pero ¿qué capacidades comparte el ser humano con las máquinas? Por ejemplo ¿las máquinas podrían dormir o comer? Observamos una diferencia entre aparentar estar dormido y dormir, y María añadió que las máquinas no pueden comer pero si recargarse.

Llegamos también a la conclusión de que las máquinas, a diferencia de los seres vivos, no sienten miedo ni dolor, no sufren, no aman, no sienten alegría.

¿Y pueden aprender las máquinas?

(todos)

¿De qué forma aprenden?

En verdad no aprenden porque una persona las programan para que sepan cosas (María)

A lo mejor si le mandas muchas órdenes a una máquina puede ir acostumbrándose y aprende (Manuel)

Manuel nos dijo que según él los robots se podrían volver contra los humanos porque “A lo mejor puede llegar un momento en el futuro que los robots puedan sentir, se cansan de las órdenes de los humanos, se vuelven contra ellos, les eliminan y ya descansan.”

A continuación, María nos recordó las 3 leyes de la robótica: “El robot siempre servirá al humano y nunca le hará daño y sólo se defenderá si el humano le hace daño”.

¿Puede pensar una máquina? – preguntamos por la siguiente capacidad.

(todos)

Sí pero de una forma diferente que los humanos. Un robot tiene memoria de su programa para saber lo que tiene que hacer (María)

Óscar nos dio un ejemplo de juegos en los que se puede jugar contra el ordenador y María el ejemplo de electrodomésticos inteligentes: “Cualquier máquina doméstica piensa cómo hacer su tarea, por ejemplo la lavadora o una aspiradora que se mueve sola.

Nos preguntamos por las diferencias entre cómo piensan los humanos y las máquinas. En la opinión de Manuel la diferencia es que los seres humanos piensan con el cerebro. A raíz de esta afirmación María nos dijo que según ella podría ser posible construir un cerebro artificial: “El cerebro tiene muchas cualidades: de pensar, de memoria y nervios y eso se podría meter en un microchip pero se tendría que tener mucho cuidado en no meter la capacidad de sentir en ese microchip para que las máquinas no nos dominen.”

V. CYBORG

Cyborg-Feminist-01

Para recoger nuestras reflexiones anteriores sobre cómo se relaciona el ser humano con otros seres vivos y con las máquinas, vimos la fotografía del cuadro “Cyborg” de Lynn Randolph (1989) y nos preguntamos ¿Qué aparece en esta ilustración?

Los participantes dijeron que: una persona con cuerpo de robot, un animal con rayos de roentgen, un teclado, el desierto que “a lo mejor es una representación holográfica del desierto” (Manuel), las galaxias… María añadió que la mujer de la ilustración le recordaba la Esfinge.

Nos preguntamos qué o quién podría ser esta persona con cuerpo de robot. María respondió que un “Cyborg” y reflexionamos sobre qué era un cyborg. María nos dijo que por ejemplo alguien con una prótesis mecánica de brazo. Nos preguntamos también por nuestra relación con la tecnología: ¿Termina nuestro cuerpo en la piel?  Si introducimos un cerebro humano en el cuerpo de un robot ¿sería una persona o una máquina?

Una persona (todos)

¿Y si introducimos un cerebro en una cubeta y le implantamos recuerdos falsos?

Una persona pero no la misma (Manuel)

Y también un robot porque lo han programado para tener otros recuerdos (María)

VI. PREGUNTA

Al final del taller elegimos la pregunta para la próxima sesión. Óscar propuso el tema de los superhéroes, María: los sueños y sus interpretaciones, a Manuel le gustaron los dos temas y dijo que los podríamos unir. Óscar nos formuló la pregunta ¿Con qué sueñan los superhéroes? y María la reformuló ¿Con qué sueñan las personas que lo tienen todo, por ejemplo los superhéroes? Ya que todos los participantes aceptaron la reformulación de María, en el próximo taller hablaremos sobre:

¿Con qué sueñan las personas que lo tienen todo, por ejemplo los superhéroes?

Taller de Filosofía para Niños y Niñas en la Biblioteca Infanta Elena – Décima Sesión

¿Con qué sueñan las personas que lo tienen todo, por ejemplo los superhéroes?

Empezamos esta sesión por intentar responder a nuestra pregunta. Los participantes, entre todos, señalaron las siguientes posibles respuestas: los superhéroes sueñan con los poderes y habilidades que les sirven para luchar (volar, fuerza, invisibilidad, indestructibilidad, agilidad).

Vimos que esas habilidades o poderes también tenían su lado negativo, por ejemplo:

– Volar: te puedes cansar y caerte, si no tienes mucha fuerza (Bruno)

– o la invisibilidad: puede fallarte, nadie te vería nunca más, y estarías muy solo (Óscar)

Nos preguntamos también por la inteligencia. ¿Ayuda en un combate?

Óscar nos dijo que no porque cuando un superhéroe lucha no la usa: «Como los vengadores. El plan es atacar. No hay ningún otro plan ni nada. Ataca, ataca, ataca…», a lo que Gina respondió que «podría haber un tipo de superhéroe muy listo, que lo sabe todo».

Bruno estaba de acuerdo con Gina: «Si eres muy listo… por ejemplo en tu casa o en tu laboratorio haces un plan, ellos (tus enemigos) no lo saben, y les puedes atacar cuando quieras».

Gina complemento la reflexión de Bruno: «la inteligencia puede ser muy buena en un combate porque podrías pensar en lo que intenta hacer el otro» y nos dio un ejemplo – nos dijo que ella cuando jugaba a piedra, papel o tijera siempre intentaba adivinar lo que iba a hacer la persona con la que jugaba.

Después de recoger las primeras respuestas a nuestra pregunta, reflexionamos sobre estar dormido/a:

¿Qué diferencias hay entre soñar dormido y soñar despierto?

– “Los superhéroes pueden soñar con los combates y soñar despierto es que quieres algo” (Óscar)

– “Soñar despierto es que quieres que pase algo ahora mismo. Y soñar dormido no es que lo quieres…” (Gina)

– “En los sueños lo puedes hacer todo. Yo puedo soñar que una vaca vuela…” (Bruno)

Habéis dicho que los superhéroes pueden soñar con un combate. ¿Y cual es la diferencia entre soñar dormido con un combate y soñar despierto con un combate?

– “Soñando dormido puede ganar o puede perder… Si pierde sería una pesadilla” (Óscar)

– “Cuando sueña despierto a lo mejor puede pensarlo [que puede perder]” (Bruno)

– “No creo que quiera perder” (Óscar)

¿La percepción del tiempo y del espacio dentro de un sueño es la misma que la percepción del tiempo y espacio cuando estás despierto?

– No es la misma (todos)

– “Tu puedes soñar dormido que es de día” (Óscar)

– “O que estás en el futuro” (Bruno)

– “Puedes soñar que estás en otro planeta, en otro lugar, en el pasado o en el futuro…” (Gina)

– “Las cosas pasan más lento. Puedo soñar que estoy en un sitio y que me pierdo y que han pasado horas…” (Bruno)

– “Yo no lo sé muy bien. En un sueño me parecía que el tiempo iba más rápido…” (Gina)

¿Y somos las mismas personas dentro de los sueños que cuando estamos despiertos?

– “Algunas veces sí otras no. En un sueño yo era la misma en el colegio…” (Gina)

– “Yo siempre hago lo que me da la gana en los sueños” (Bruno)

Vimos que en los sueños podemos hacer varias cosas que son imposibles cuando estamos despiertos: “levantar algo que pesa mucho con una mano” (Bruno), “respirar debajo del agua” (Gina), “las cosas se quedan flotando en el aire” (Óscar)

¿Lo que ocurre dentro de un sueño significa algo?

– “A lo mejor alguno significaba que yo quiero respirar debajo del agua” (Gina)

– “Algunas veces antes de dormirme si estoy haciendo algo, luego sueño con eso que estaba haciendo antes” (Óscar)

– “Yo muchas veces sueño con lo que hago al día siguiente” (Bruno)

Entonces… ¿Predicen los sueños el futuro?

– Algunas veces (todos)

– “Yo un día no sabía a qué hora era un partido y soñé “ese partido es a las 16.15” y al día siguiente mi padre me dice: “¿a que no sabes a qué hora es el partido?”, le respondo: “a las 16.15.” y me dice que sí.

¿Podemos soñar con lo que nos da miedo?

– Sí. Son pesadillas (todos)

Óscar nos dio un ejemplo de una pesadilla: soñar con ojos amarillos. Y Gina nos dio otro:

 – “Estaba en un sueño , me desperté, después averigüe que estaba en otro sueño y luego en otro sueño… Hasta que me desperté. Luego no sabía si me había despertado de verdad o estaba dormida”

– “Yo sé cuando estoy dormido porque siempre sueño con algo imposible” (Óscar)

– “Yo una vez me desperté de un sueño y pensaba que eso era un sueño y que podía hacer cosas imposibles. Mi padre me preguntó «¿qué haces?» y dijo «es la realidad, niño».” (Bruno)

A continuación, nos preguntamos sobre el significado del grabado de Goya “El sueño de la razón produce monstruos”.

Monstruos, fantasmas y mitos

Empezamos por describir la imagen: se trata de un hombre que está dormido o soñando, está rodeado de búhos, murciélagos, un gato, ¿monstruos?…

Nos preguntamos si eran animales, monstruos o animales que parecían monstruos y nos inclinamos hacia “animales que parecían monstruos”.

Según Óscar ese hombre creía en la existencia de los monstruos y por eso salían. Bruno añadió que a lo mejor ese hombre no sabía distinguir los sueños de la realidad y por eso puede haber monstruos.

¿De qué forma existen los monstruos? ¿Dónde existen?

– “En los cuentos, en los sueños, en las películas…” (Bruno)

– “En la imaginación” (Óscar)

Seguidamente hablamos de lo que significaba la palabra “razón” e identificamos sus diferentes significados:

            – Tener razón: “cuando una persona dice algo diferente, una de las dos tiene razón” (Óscar), “significa que has dicho algo bien” (Gina), “estar más cerca de la verdad” (Bruno).

            – Dar razones: “explicar el porqué”, “decir por qué es así la cosa y antes pensarlo” (Bruno)

Vimos que los monstruos podrían asustar, dar miedo, y nos preguntamos si los superhéroes tenían miedo de algo.

– “Sí, de otra cosa más poderosa que ellos” (Bruno)

– “Que tengan que elegir entre salvar a un montón de personas o a alguien que les importa mucho” (Gina)

– “La invisibilidad puede dar miedo. Si nadie te ve te sientes solo, aburrido” (Bruno)

– “Y la fuerza cuando vuelas” (Bruno)

– “Porque no sabes como usarla” (Gina)

– “La inmortalidad puede dar miedo porque te sientes aburrido de vivir tanto tiempo” (Gina)

Al final de esta sesión vimos las fotos de los siguientes cuadros y nos preguntamos si los superhéroes podrían soñar con alguna de estas imágenes: 

Araña llorando y Araña sonriente de Odilon Redon

Pegaso y la Hidra de Odilon Redon

El carro de Apollo de Odilon Redon

El pez dorado de Paul Klee

Redon_crying-spiderarana sonriente1ODILON-REDON-THE-CHARIOT-OF-APOLLOodilon_redon_pegaso-trionfaPAUL_KLEE_elpezdorado

Bruno dijo que los superhéroes podrían soñar con todo, como los humanos. Sin embargo algunas de las imágenes parecían más bien de pesadillas, como la araña que se ríe (“parece mala” – Óscar) o “Pegaso y la Hidra” que comparamos con “El carro de Apollo”:

– “Esto – refiriéndose a Pegaso y la Hidra- está en el infierno y esto El carro de Apollo -en el cielo. Éste puede ser el diablo y éste dios.” (Óscar). Gina también observó una diferencia entre “colores muy oscuros, lugar malo” y “colores claros y bonitos”.

El pez dorado también daba miedo:

– “Parece hipnotizado” (Bruno)

– “Da miedo como si fuera tiburón. Los otros peces están huyendo de él” (Óscar)

– “Pueden tener miedo porque es más grande… puede ser más rápido… Creo que se siente invisible” (Bruno)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hide